REVISTA LATINOAMERICANA DE POLÍTICA, ECONOMÍA Y SOCIEDAD
Iniciar sesión
 
  La revista perspectiva es un proyecto del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga
 
Inicio Análisis Blogs Perspectivas de la semana Documentos clave Consultorio Perspectiva Dossier Crónica urbana Comunidad Eventos  
         
     
Indignados y revolucionarios ¿Por qué la gente protesta hoy?
Benita Ferrero Austria
Excomisionada de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad de la Unión Europea y presidenta de la Fundación EU-LAC
2013-02-01
 

Estamos atravesando un momento de crisis; un momento que se caracteriza por un alto grado de incertidumbre e inestabilidad. Bajo la crisis económica y financiera global que domina las noticias de todos los días, subyace una falta de confianza en el sistema y en el modelo político, así como una profunda crisis de valores. Constatamos un malestar generalizado entre los ciudadanos, sobre todo entre los jóvenes, que están ansiosos por saber cómo será su futuro.

Hay una gran frustración por la falta de democracia total –como por ejemplo en la revuelta de la primavera árabe–, por omisiones graves en la sociedad causadas por la crisis financiera y económica, o por otras tantas exigencias de la ciudadanía que no se han cumplido. De hecho, la agenda abarca una amplia gama de temas, entre los cuales se destacan la carencia de buena gobernanza, la falta de confianza en la justicia, el desempleo y la precariedad laboral, los recortes de derechos y prestaciones sociales, las subidas de impuestos para la clase trabajadora, las inyecciones de capital a los bancos, la situación de los derechos humanos, la necesidad de una democracia más participativa, la división de poderes, la libertad de expresión, el acceso y calidad de la educación pública, la desigualdad e igualdad de oportunidades, el hambre, la salud, el agua, el medio ambiente, la inseguridad y la criminalidad, la corrupción y el enriquecimiento ilícito de políticos, banqueros y empresarios, etc.

Las demandas sociales a esta crisis sistémica han sido relevantes, y el papel de las nuevas tecnologías y las redes sociales ha sido clave para movilizar a las sociedades en todo el mundo, que exigen respuestas a los problemas que se enfrentan.

La primavera árabe, los indignados de Madrid, Ocupa Wall Street, entre otros, son movimientos que tienen muchas diferencias entre sí, pero que comparten su crítica al actual modelo político, económico y financiero.

 

Protestas a lo largo y ancho del mundo

Cuando el 15 de mayo de 2011 un grupo de jóvenes acampó en la Puerta del Sol, en Madrid, nadie imaginaba que esta acción se extendería por distintas ciudades del mundo, para convertirse en una protesta global pacífica. Miles de personas indignadas con las élites financieras y políticas, en general, se movilizaron bajo el lema “Unidos por un cambio global” en todo el planeta.

Aunque las inquietudes y los motivos concretos de indignación, así como las propuestas y demandas específicas, varían según el contexto y los problemas más agudos de cada país o región, hemos visto manifestaciones organizadas, y en algunos casos masivas, en España, Grecia, Bélgica, Francia, Estados Unidos, México, Chile, Colombia, Costa Rica, Israel, Túnez, Egipto, Argelia, Marruecos, Libia, Jordania, Siria, Australia, Japón, Rusia y China.

En Europa, las protestas están centradas en la amenaza del Estado de bienestar, la falta de trabajo –incluyendo la creciente desigualdad social– y la ausencia de futuro que perciben, sobre todo, muchos jóvenes. El problema demográfico que enfrenta la región contribuye a que estos problemas resulten aún más graves.

Fijémonos un momento en el caso de España y el movimiento 15M. Con un 25% de desempleados, España tiene el peor índice de desempleo de toda la zona euro. Entre los jóvenes, la tasa de desempleo es todavía más desoladora: más de la mitad de los jóvenes españoles –el 50,5%– no tiene trabajo.

En Estados Unidos, el movimiento Ocupa Wall Street se inspiró en el del 15M y se dirigió contra el supuesto poder omnímodo de las empresas y las evasiones fiscales sistemáticas del 1% del poder más rico.

También en Japón –con el lema Ocupa Tokio– hubo manifestaciones contra la banca y el sistema financiero, así como también contra el gobierno, para solicitar la interrupción inmediata de las centrales nucleares.

En el mundo árabe, en cambio, particularmente en Túnez y en Egipto, las protestasmasivas tuvieron el claro objetivo de tumbar los regímenes dictatoriales para empezar a construir un orden político democrático. En efecto, las revueltas provocaron la caída de Ben Alí en Túnez y Mubarak en Egipto, y se extendieron por toda la península árabe, por ejemplo por Libia, Siria, Yemen y Baréin.

En América Latina, específicamente en Chile, las protestas se enfocaron en la problemática del acceso gratuito a la educación para todos y la marcada desigualdad que predomina en el país. Los indignados chilenos también protestaron por ser ignorados por el actual gobierno, que según ellos se encerraba en una “torre de marfil” y confundía haber ganado las elecciones con “tener un cheque en blanco” para dirigir la nación al margen de las necesidades del pueblo[i].

En Centroamérica, por ejemplo a Costa Rica, también hubo marcha de indignados, centrada en este caso, en temas de la protección del medio ambiente y el agua. En México hubo movilizaciones contra los problemas de violencia, pobreza y desigualdad, y a la vez se exigió  educación gratuita y más cohesión social.

América Latina sigue siendo el continente con más desigualdad –hecho que contribuye además a las altas tasas de violencia–, y como dijo el escritor mexicano Bruno H. Piché en una entrevista con la revista mexicana Letras Libres: “mayor igualdad impulsa mayor dignidad, que a su vez impulsa una especie de meritocracia igualitaria”[ii].

En Rusia, decenas de miles de ciudadanos salieron a la calle a protestar contra la falta de legitimidad de las elecciones presidenciales y de lo que consideraban las nuevas leyes represivas del gobierno del presidente Vladimir Putin, al igual que a exigir reformas políticas y respeto a las libertades fundamentales, incluyendo una prensa libre.

Curiosamente, en casi todas las protestas en el mundo son recurrentes las exigencias alrededor de la buena gobernanza, las cuales demuestran el alto contenido normativo de las manifestaciones, que en palabras del filósofo y escritor brasileño Leonardo Boff aspiran a construir una “ética planetaria” frente a la actual crisis de valores.

 

¿Qué implica una mejor gobernanza?

Primero que todo, una mejor gobernanza entraña más transparencia; más y mejor rendición de cuentas; gestión sin corrupción; dignidad, honestidad y respeto; diálogo y participación. El hilo conductor consiste, entonces, en restablecer la confianza, la credibilidad de los líderes políticos, financieros y económicos, y recuperar el respeto de nuestros valores básicos.

No cabe duda de que estos movimientos reflejan una brecha cada vez más amplia entre la clase política y la ciudadanía. Este distanciamiento es mucho más significativo en algunos lugares del planeta que en otros, pero lo que preocupa es la tendencia, es decir, que la brecha se siga abriendo en vez de irse cerrando.

 

Importancia de la legitimidad

La causa de la crisis financiera económica que vive Europa en este momento se agudiza por la crisis de valores antes citada; una crisis de credibilidad política y de confianza, y a veces también de legitimidad, un concepto que es extremadamente importante.

Desde un punto de vista normativo, la legitimidad implica la amplia creencia en una sociedad en la que el orden social, económico y político es apropiado y justo. Ésta se adquiere a través de la confianza y la responsabilidad. Distintas formas de legitimidad incluyen la de los procesos, la cual se refiere a la forma como se toman las decisiones, y la de los resultados, que tiene que ver con acciones y provisión de bienes públicos.

Los diferentes movimientos sociales exigen ambas cosas: más participación y mejores resultados. Lo que quiere la gente es una meritocracia igualitaria: políticos, financieros, tomadores de decisión en general que sean responsables, honestos y que se ocupen del bienestar del país, y no tanto del suyo propio. También requieren líderes capaces de saber enfrentarse a los retos enormes de nuestras sociedades, que, por un lado, tengan visión y por otro, sean capaces de tomar decisiones de manera más rápida.

 

Importancia de la comunicación

Vemos también que hay una falta de capacidad de muchos políticos y gobiernos de comunicarse con la gente. En estos momentos no siempre se conectan con la sociedad civil ni con el ciudadano del común, por lo que resulta muy importante no solamente hacer una buena política, sino también saber transmitir con claridad, honestidad y transparencia a través de los medios de comunicación.

Así mismo, es clave que los medios de comunicación sean consientes de su responsabilidad y su papel fundamental.

 

El lado positivo

Pero en toda esta crisis podemos ver algo positivo: mientras que había momentos en que nos preocupaba la apatía de la ciudadanía, hoy en día somos testigos de un nuevo activismo y su exigencia de transformar el sistema político con el fin de que la globalización pueda generar beneficios para la mayoría de las personas.

 

Para finalizar

Personalmente, pienso que se podría recuperar la confianza en los gobernantes si solamente se permitiera un solo mandato en todas las instituciones, sea mandatos en gobiernos según las constituciones, sea en organizaciones internacionales –como por ejemplo en las Naciones Unidas–, o sea en la Comisión Europea, ya que cada líder se podría centrar en su programa o en su concepto de lo que quiere realizar y lo que ha transmitido antes a los ciudadanos como programa electoral.

En cuanto a la crisis existencial que está azotando la Unión Europea, quisiera decir lo siguiente: la crisis de la deuda soberana en la eurozona es la mejor prueba de que necesitamos más, no menos Europa; es decir, más integración para volver a impulsar el proyecto europeo.

Por lo tanto, lo que está en juego no es la validez del proyecto europeo como tal, sino su viabilidad. Creo firmemente que debemos avanzar hacía lo que siempre ha sido mi sueño: la construcción de los Estados Unidos de Europa. Pero como primer paso, tendríamos que hacer una unión económica y fiscal completa, con el objeto de tener una unión monetaria estable.

Pienso que debemos aprovechar esta coyuntura de crisis y la emergencia de una sociedad civil global organizada para transformar las relaciones entre Estado y sociedad.

 

[i]Ver “Indignados de Chile: Somos el pueblo, aunque le duela a Piñera”. La Vanguardia, 15 de octubre de 2011.

[ii]Ver “Los indignados en México: ¿Dónde están?”. Publicado en Letras Libres (http://www.letraslibres.com).

   
comments powered by Disqus
  Artículos relacionados
     
  ¿En qué consiste el fenómeno del voto en blanco en las próximas elecciones colombianas?
2014-10-02
 
  "Latinoamérica debe tomar consciencia de la verdad de Cuba"
2014-04-01
 
  10 campanazos que alertan sobre el fin de la democracia en Venezuela
2014-03-25
 
  Un año después
2014-03-21
 
  Cuba: País en emergencia
2014-03-21
 
  Venezuela y el pensamiento troglodita
2014-03-14
 
  #TwitterInforme: Mujeres en política
2014-03-14
 
  Destrucción de una nación: implicaciones para el Gobierno y la oposición en Venezuela
2014-02-17
 
  Asesinato de estudiantes en Venezuela por manifestación pacífica el día de la juventud
2014-02-13
 
  El despropósito del Pico y Placa para un venezolano en Bogotá
2014-02-11
 
 
  Artículos recientes
     
  La simplificación de la inteligencia y la vulnerabilidad de Colombia
Jairo Delgado Colombia
Director de análisis de OPEAL
2014-04-14
 
  Todo lo que necesita saber sobre la devaluación en Venezuela y el nuevo SICAD II
José Ramón Acosta Venezuela
Economista, especialista en Moneda e Instituciones Financieras. Profesor universitario y moderador del programa "Más allá de las cifras"
2014-04-08
 
  "Latinoamérica debe tomar consciencia de la verdad de Cuba"
Nicolás Rudas Colombia
Periodista revista Perspectiva
2014-04-01
 
  10 campanazos que alertan sobre el fin de la democracia en Venezuela
Nicolás Rudas Colombia
Periodista revista Perspectiva
2014-03-25
 
  Crisis de malestar exacerbado: 5 puntos para entender lo que ocurre en Venezuela
Javier Pablo Marotte Argentina
Abogado de la Universidad John F. Kennedy, y candidato a doctor en Ciencia Política por la Universidad Nacional de Córdoba
2014-03-25
 
  El factor Venezuela en las elecciones colombianas
Nicolás Rudas Colombia
Periodista revista Perspectiva
2014-03-18
 
  María Corina Machado responde al Comunicado de Unasur
Sala de redacción
Revista Perspectiva
2014-03-14
 
  La aventura de Uribe en el Congreso
Nicolás Rudas Colombia
Periodista revista Perspectiva
2014-03-11
 
  El conflicto en Ucrania: A diez años de la Revolución Naranja
Franco Gamboa Bolivia
Sociólogo político, doctor en Gestión Pública y Relaciones Internacionales, miembro de Yale World Fellows Program
2014-03-11
 
  Acoso sexual en el transporte latinoamericano
Nicolás Rudas Colombia
Periodista revista Perspectiva
2014-03-04
 
Ver Análisis anteriores
 
  ¿Quienes somos? Políticas de usoContáctenosPaute con nosotrosPolíticas de privacidad  
  PBX: 317 79 79 Fax: 317 79 89 • Calle 70 No. 7A-29 Bogotá - Colombia COPYRIGHT © 2013
Prohibida su reproducción total o parcial así como su traducción